El pasado 3 de noviembre el Consejo de Ministros aprobó el Proyecto de Ley por el que se modifica la Ley 12/2013, de 2 de agosto, de medidas para mejorar el funcionamiento de la cadena alimentaria. 

Esta nueva ley, que se prevé entre en vigor el 1 de noviembre de 2021, quiere, según declaraciones del ministro Luis Planas, fomentar la transparencia en la formación de precios y proteger a los eslabones más débiles por su posición en la cadena, y, al mismo tiempo estimular las relaciones comerciales y la innovación a través de la mejora de la operatividad de las transacciones.

Entre otras cuestiones contempladas en la nueva norma, el Ministerio de Agricultura destaca como mejora:

  • La ampliación del ámbito geográfico de aplicación ya que la ley no solo afectará a las relaciones comerciales internas, sino que se extenderá también a las de ámbito comunitario en las que participe un operador establecido en España, siempre que no aplique la legislación de otro Estado miembro. También aplicarán sus prohibiciones y sanciones en las relaciones de un operador establecido en España y otro de un tercer país.
  • Se incorporan prácticas comerciales desleales que, a día de hoy, no están recogidas en la legislación española, como resultado de la trasposición de la Directiva 2019/633 relativa a las prácticas comerciales desleales en las relaciones entre empresas en la cadena de suministro agrícola y alimentario. 
  • Establecen mecanismos que la refuerzan para incrementar su eficacia, actualizando las infracciones y sanciones y reconociendo a la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA) como autoridad de control de lo dispuesto en la ley.

“Transparencia”, “intercambio de información en las transacciones entre los eslabones de la cadena”, “reglas claras en lo que se refiere tanto a los plazos de pago como a los márgenes y referencias de pago y precio”, fueron conceptos manejados por el Ministro de Agricultura a lo largo de la rueda de su intervención, que consideramos de difícil aplicación si no va acompañada de herramientas digitales que acompañen a los agentes en sus transacciones y en esa línea desde ALTIMFood proponemos el uso de la tecnología Blockchain como herramienta para garantizar:

  • Un intercambio ágil y automático de la información entre agentes de la cadena
  • Una información inmutable que de a las partes garantías de veracidad de la información compartida
  • La posibilidad de automatizar la verificación de requisitos contractuales con herramientas como los Smart Contracts.

ALTIMFood pone a disposición de los agentes, cooperativas y asociaciones interesadas, su experiencia en el desarrollo de proyectos de Blockchain que permitan que el cumplimiento de esta nueva normativa redunde en una mayor eficiencia en las transacciones, la gestión de la información y en definitiva en verdadera innovación para el sector.

Enlace a la noticia AQUÍ

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *