Contexto

El Pacto Verde Europeo establece una estrategia de mejora continua en la salud, en la calidad de vida de las personas y en el cuidado de la naturaleza. Pandemias como la del COVID-19 ponen en evidencia la necesidad de contar además con un sistema alimentario que proporcione el acceso a productos de alimentación a toda la ciudadanía. Como apunta la Comisión en su comunicado, el incremento de sequías, inundaciones y plagas, ponen de manifiesto la necesidad de un sistema sólido y sostenible.

Plan de Acción

En este contexto, el pasado 20 de mayo, la Comisión Europea, publicó un nuevo plan de acción denominado De la granja a la mesa con un objetivo claro: establecer una estrategia que asegure un “sistema alimentario justo, saludable y respetuoso con el medio ambiente” (Comisión Europea. Anexo, COM (2020) 381 final).

El nuevo plan de acción es una muestra de cómo la sociedad considera, cada vez más relevantes temas como el medio ambiente, salud, sociedad y bienestar poniendo el foco en una alimentación segura y de calidad.

¿Qué persigue el nuevo plan de acción De la granja a la mesa?

Impacto ambiental positivo: desde la fabricación, distribución y comercialización de los productos a través de la optimización de recursos naturales promoviendo la biodiversidad. Caben destacar dos aspectos:

Producción Sostenible

La Comisión trabaja en impulsar la una cadena alimentaria sostenible en la que los productores adopten métodos más eficaces y haciendo un buen uso de los recursos naturales apoyándose en soluciones tecnológicas y digitales.  Desde la Comisión se llevarán diversas acciones en la producción agrícola y pesquero entre otras el control en la actividad pesquera con el objetivo de asegurar la trazabilidad y evitar fraudes.

Seguridad Alimentaria

La Comisión defiende que no solo en tiempos de crisis se tiene garantir el acceso a alimentos nutritivos y sostenibles que cumplan con altos estándares de seguridad y calidad; de nuevo, la trazabilidad juega un papel esencial.

¿Qué supondrá para el consumidor?

  1. Ciudadanos mejor informados.

  2. Transformación y transporte agrícola más sostenibles.

  3. Consumo saludable y reducción de la pérdida y el desperdicio de alimentos.

  4. Mejor almacenamiento y envasado.

  5. Sistemas de producción alimentaria más eficientes.

De la granja a la mesa establece medidas reglamentarias y no reglamentarias para impulsar sistemas inteligentes y más eficientes que beneficien al medio ambiente a la vez que proporcionen alimentos saludables garantizando una buena calidad de vida a los agricultores y pescadores de la UE.

  • Accede aquí a la publicación de la Comisión Europea: “Farm to Fork Strategy”.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *